El 14 de noviembre pasado, y después de muchas conversaciones con los implicados: con el Consejo asesor de CatSalut, con los hospitales, con la realización del cuestionario a los socios y socias de la ADC (de los que todavía no tienen los sensores), con la gestión de las quejas recibidas, etc .; CatSalut ha anunciado que toda la población catalana con diabetes tipo 1 tendrá acceso a la monitorización de glucosa durante el 2021 desplegándose ya a partir de ahora la fase 4 del protocolo de acceso al monitoreo continuo de glucosa y ampliándose, por tanto, la cobertura al resto de pacientes adultos con diabetes tipo 1.

Se ruega tener paciencia, ya que conseguirlo pasa por diferentes estadios y hay que esperar a la visita concertada con el endocrinólogo para gestionar la implantación.

Se informará de los detalles concretos en esta misma noticia actualizándola cuanto recibamos nuevos datos.

Os adjuntamos la nota informativa sobre la ampliación de la MCG por parte de Catsalut de fecha 18 de noviembre:

“Dando continuidad al desarrollo del protocolo de acceso al monitoreo continuo de glucosa, a partir de este mes de noviembre, y de forma progresiva durante los próximos meses de 2021, se desplegará la fase 4 del citado protocolo y se ampliará la cobertura al resto de pacientes adultos con diabetes tipo 1, también aquellos con hemoglobina glicada (HbA1c) controlada, a pesar de que no esté contemplado en el protocolo.

Actualmente, alrededor de un 40% del total de pacientes tipo 1 disponen de un sistema de monitorización continua de glucosa con financiación pública. Con esta decisión se da cobertura al 60% restante (más de 13.000 personas considerando las personas incluidas en la fase 4 y los pacientes adultos con diabetes tipo 1 con hemoglobina glicada (HbA1c) controlada), dando acceso, por tanto, a toda la población con diabetes tipo 1. Estos dispositivos permiten un mejor control de la enfermedad y un incremento en su calidad de vida.

Hay que tener presente que el acceso a los dispositivos se lleva a cabo mediante la correspondiente indicación por parte de los profesionales de endocrinología y siempre en consulta ordinaria de acuerdo con la planificación de los mismos equipos de endocrinología. De este modo, se pide no llamar ni pedir visitas extras para no saturar el sistema.”