INFORMACIÓN DIABETES

¿Qué es la diabetes?

La diabetes mellitus es una enfermedad que se caracteriza por el aumento de los niveles de glucosa en sangre, porque el páncreas no fabrica insulina.

A una persona se le diagnostica diabetes si:

  • Su nivel de glucosa en sangre es superior a 126 mg / dl cuando se despierta, antes de comer o beber y después de haber estado en ayunas durante al menos 8 horas.
  • Su nivel de glucosa en sangre es superior a 200 mg / dl en cualquier momento del día (comprobado más de una vez).
  • Durante la prueba de laboratorio del test de tolerancia oral a la glucosa (TTOG) los niveles de glucosa son iguales o superiores a 200 mg / dl en cualquier momento durante las 2 horas que dura la curva.

Tipos de diabetes más frecuentes

Diabetes mellitus de tipo 1 (DM1) o diabetes mellitus insulinodependiente (DMID)

Diabetis tipus 1 infantilLa Diabetes de tipo 1 suele aparecer en la infancia, la adolescencia y la juventud y lo hace de una manera brusca. Esto hace que el tratamiento y el control diario sea muy diferente según la edad en que el paciente hace el debut.

Además, se puede agravar rápidamente si no se aplica el tratamiento adecuado y se ha de inyectar insulina desde el momento del diagnóstico. En este caso, el páncreas presenta una rápida y progresiva pérdida de la capacidad para producir insulina, que es la hormona que hace que la glucosa entre en las células.

Diabetes mellitus de tipo 2 (DM2) o diabetes mellitus no insulinodependienteDiabetis Tipus 2 en adults

Este tipo de diabetes suele manifestarse a partir de los 40 años. Puede pasar desapercibida durante bastante tiempo, lo que dificulta el diagnóstico y el tratamiento precoces. En este caso, está muy condicionada por factores de tipo hereditario y estilo de vida inadecuado, como el sedentarismo, la obesidad o fumar, entre otros.

La DM2 se caracteriza por estar ligada a una resistencia a la insulina por parte del organismo. Aunque de entrada no sea necesario administrar insulina no quiere decir que, con la evolución de la enfermedad, no pueda llegar a ser necesario. Hay que tener en cuenta que la DM2 es cada vez más frecuente. Tanto es así que, según la OMS, constituye una de las pandemias del siglo XXI.

Recursos externos:

– Generalitat de Catalunya: diabetes mellitus tipo 2

Altres tipus de diabetis

Diabetis gestacional

És la hiperglucèmia que es pot presentar durant l’embaràs en dones que prèviament no tenien diabetis, per això per tal de detectar-la es practica un anàlisi de rutina. La diabetis gestacional apareix en, aproximadament, el 10% de les dones embarassades.

Durant l’embaràs, l’organisme de la mare necessita augmentar les reserves d’energia, fet que s’aconsegueix amb l’augment de la producció d’insulina. Quan aquest augment no es pot produir de forma adequada, apareix la diabetis gestacional (DG).

Aquest tipus de diabetis pot provocar en la mare una tendència a la diabetis amb posterioritat al part i pot tenir implicacions per al nadó, tot i que amb uns controls intensius i l’aplicació immediata de mesures correctores avui dia en el nostre entorn són pràcticament inexistents.

Cal tenir presents alguns factors que en faciliten l’aparició:

  • Edad superior a los 30 – 35 años.
  • Obesidad.
  • Antecedentes de diabetes en la familia.
  • Diabetes gestacional en embarazos previos.

Diabetes tipo LADA (Latent autoimmune Diabetis in Adults)

Es una variante de la diabetes autoinmune y se caracteriza por tener una progresión lenta hacia la insulinopenia, es decir, hacia la falta de producción de insulina por parte del páncreas. La diabetes tipo LADA comparte características con la diabetes tipo 1 y con la tipo 2.

Del mismo modo que ocurre con la DM1, se produce porque el cuerpo ataca las células beta del páncreas. Estas son específicamente las responsables de la producción de insulina, que se encarga de que la glucosa en la sangre pueda entrar a las células para ser utilizada como fuente de energía.

Pero a diferencia de la DM1, en el caso de la diabetes autoinmune latente del adulto (LADA) en general no se necesita insulina hasta pasados ​​unos meses e, incluso años, después de recibir el diagnóstico. Por eso se dice que es una variante lenta de la diabetes tipo 1. Al igual que en la DM1, se desconoce la causa.

Por otra parte, tiene en común con la diabetes tipo 2 el hecho de que, tanto la LADA como la DM2 se desarrollan durante la edad adulta (más de 30 años).

Al principio, la diabetes LADA del adulto se puede tratar mediante el control de la glucemia con la dieta, control de peso, si corresponde, ejercicio y, posiblemente, antidiabéticos orales. Actualmente, sin embargo, algunos médicos endocrinólogos prescriben insulina lenta desde el diagnóstico de la enfermedad, dado que hay estudios que apuntan a una mejor preservación de la función de las células beta en pacientes con diabetes tipo LADA tratados con insulina desde el diagnóstico. Hay que remarcar que estos pacientes a menudo son diagnosticados como diabetes tipo 2 y, por tanto, no son tratados con insulina hasta que la enfermedad lo hace necesario, es decir, cuando las células beta ya no producen insulina. Es por este motivo que es importante tener un diagnóstico correcto de diabetes tipo LADA.

La única manera de diagnosticar una diabetes LADA es mediante un análisis de sangre que demuestre la presencia de anticuerpos anti-GAD, los cuales son los responsables del ataque autoinmune sobre las células beta.

No hay consenso sobre a qué pacientes habría que pedir unos anticuerpos anti-GAD, pero una propuesta es determinar la presencia de anticuerpos cuando un paciente que es diagnosticado con diabetes tipo 2 cumple al menos dos de los siguientes requisitos:

  • Edad en el diagnóstico menor de 50 años.
  • Síntomas agudos en el diagnóstico (polidipsia y / o poliuria y / o pérdida de peso).
  • Índice de Masa Corporal <25 Kg/m2
  • Presencia de otra enfermedad autoinmune.
  • Antecedentes familiares de enfermedades autoinmunes.
Información revisada por la Dra. Marta Hernández, del Servicio de Endocrinología y Nutrición del H. Universitario Arnau de Vilanova de Lleida.

¿Qué es la insulina?

La insulina es una hormona y está fabricada por las células beta de los islotes de Langerhans, localizados en el páncreas.

Es imprescindible en el caso de la diabetes de tipo 1, llamada insulinodependiente. Sin embargo, cualquier persona con diabetes del tipo 2 puede necesitarla a lo largo de la evolución de su afección.

La insulina es necesaria para ayudar a la glucemia (azúcar de la sangre) a entrar en las células del cuerpo y ser utilizada para producir energía. Se almacena en el hígado y los músculos (en forma de glucógeno), para ser empleada más adelante y mantener constantes los niveles de glucosa en sangre.

Nivel ideal de glucosa en sangre y HbA1c

Si los niveles de glucosa se encuentran en el nivel o rango ideal la mayor parte del tiempo, esto significa que la diabetes está bien controlada.

El equipo sanitario indicará los objetivos de glucemia de forma individualizada, teniendo en cuenta las recomendaciones internacionales.

¿Cómo puedo controlar la glucemia?

Para controlar los niveles de glucosa en sangre es necesario hacer uso de un aparato llamado Glucómetro, que con una pequeña gota de sangre te indica la glucemia (azúcar en sangre).
Esta monitorización del nivel de glucosa en sangre nos indica si tenemos un buen equilibrio entre la pauta de insulina, la comida y el ejercicio.

 

Hay que hacerlo antes de cada comida y dos horas después. Los momentos más comunes del día son: antes del desayuno, antes del segundo desayuno, antes del almuerzo, antes de la merienda, antes de la cena y antes de ir a dormir o tres horas después de pinchar la insulina de la cena.
El paciente también debe medir de vez en cuando el nivel de glucosa en sangre durante la noche, para detectar la posible hipoglucemia sin síntomas.
Es posible que el equipo asistencial de diabetes aconseje medir el nivel de glucosa en sangre a otras horas del día como puede ser durante una actividad física.

Hipoglucemia

La hipoglucemia es la condición clínica que se produce cuando hay un bajo nivel de glucosa en sangre, provocando una falta de energía en el cuerpo para funcionar.

Por norma general, se considera hipoglucemia los valores de glucemia menores a 70 mg / dl.

Para corregir esta situación hay que actuar rápidamente, por lo que se debe hacer un control de glucemia capilar y tomar HC de absorción rápida, como zumo, azúcar, miel, entre otros.

No es recomendable tomar chocolate ni alimentos con grasa, porque retrasan la absorción y aumentan la glucemia de forma retardada, ya que son de absorción lenta.

Síntomas de la hipoglucemia:

  • Debilidad o cansancio
  • Temblores
  • Palidez
  • Sudor frío
  • Hambre intensa
  • Dolor de cabeza
  • Visión borrosa
  • Mareo, confusión o falta de concentración

Hipoglucemia grave

Se considera que una hipoglucemia es grave cuando los síntomas inhiben la capacidad de reacción de la persona ante la situación y requiere ayuda de otra persona. Esto ocurre cuando se presenta un nivel tan bajo en sangre que el cerebro no tiene suficiente glucosa para funcionar adecuadamente.

Los síntomas de una hipoglucemia grave son la ausencia de la capacidad para ingerir alimentos, vómitos, pérdida de conciencia o convulsiones.

¿Cómo actuar?

Cuando una persona se encuentra inconsciente o presenta una convulsión,está prohibido dar alimentos por boca. En estos casos, se debe inyectar un medicamento llamado glucagón.

El glucagón aumenta los niveles de glucosa en sangre y facilita recuperar el nivel de conciencia. Si no se recuperara, se debe acudir a urgencias. Va en un kit de plástico de color naranja que contiene el glucagón en polvo y jeringa pre-llenada con disolvente para solución inyectable.

Hiperglucemia

La hiperglucemia o nivel de glucosa elevado en sangre está causada por la acumulación de glucosa en el torrente sanguíneo. El nivel de glucosa puede aumentar de forma transitoria después de una comida rica en hidratos de carbono y habitualmente puede ser asintomático. Sin embargo, cuando los niveles de glucosa en la sangre se mantienen elevados debido a la falta de insulina, los niveles de cetonas en sangre se elevan.

El nivel de glucosa en sangre se considera elevado cuando es superior a 250 mg / dl. Por ello, si se detectan niveles superiores a 250 mg / dl de forma continuada, es importante comprobar los niveles de cetonas en sangre u orina.

Síntomas de la hiperglucemia:

  • Náuseas y vómitos
  • Cansancio y somnolencia, e irritabilidad *
  • Dolor abdominal
  • Infección por hongos
  • Labios y lengua seca
  • Visión borrosa
* Si el paciente presenta algunos de estos síntomas y, además, el corazón le late rápidamente, respira profundamente, rápido y se encuentra somnoliento hay que llamar inmediatamente al equipo de la unidad de diabetes y / o ir a urgencias, ya que puede sufrir cetoacidosis diabética. La cetoacidosis diabética es una urgencia médica.
***La información proporcionada en el sitio web no reemplaza, sino que complementa la relación entre el profesional de salud y su paciente o visitante y en caso de duda debe consultar con su profesional de salud de referencia.