ALIMENTACIÓN Y DEPORTE

Diabetes y alimentación


Recursos externos

Contar Hidratos de Carbono. Guía pràctica

Tablas de raciones de hidratos

Diabetes a la carta

Calculadora de hidratos de carbono

L’alimentació saludable en l’etapa escolar

Guía educativa sobre nutrición y diabetes en las escuelas

Alianza por la diabetes – recetas DM2

Guía alimentaria “Pequeños cambios para alimentarse mejor”

Comer bien para vivir mejor

Mites_dolços i la diabetis_ADC
Sobre los dulces y la diabetes

La diabetis és una de les malalties que més mites genera. Un dels més estesos és que les persones amb diabetis no poden menjar dolços o que només menjar aquest tipus d’aliments és el que la produeix.

Les persones amb diabetis poden ingerir de tot, però han de controlar el que mengen compensant la seva alimentació i fent exercici i administrant la insulina corresponent.

També hi ha pacients que es pregunten com poden tenir diabetis sense menjar dolços, però és que l’origen de la diabetis no està en la ingesta excessiva de dolços, sinó en un problema al pàncrees que no produeix correctament la insulina o que el cos humà ha creat una resistència i no pot aprofitar correctament la insulina que fabrica.

D’altra banda, és habitual escoltar a les pastisseries: “Tens pastissos sense sucre? Soc diabètic i no puc menjar sucre”, “He d’entrar amb els ulls tancats, perquè no puc ni mirar el dolç!”, “Això és verí per mi!”, “No puc, és que tinc sucre”…

Diabetes y deporte

El deporte es muy importante para mejorar el control de la diabetes. No solo ayuda a mejorar los controles de la glucemia, sino que también mejora el sistema circulatorio, disminuye los riesgos cardiovasculares, fortalece los huesos y los músculos, aumenta la fuerza, la resistencia y la coordinación, permitiendo que la insulina cumpla mejor su función. En este sentido, el ejercicio ayuda al cuerpo a utilizar la insulina, la cual facilita la entrada de glucosa a las células musculares.

Desde el deseo de realizar competiciones de alto rendimiento hasta caminar 20 minutos al día. Sea cual sea la opción que escojas, ¡no dejes de hacerlo! ¡Todo vale excepto quedarnos sentados! No importa si en el pasado has sido una persona activa o no; siempre es un buen momento para comenzar.

¿Cómo se puede combinar el deporte con la diabetes?

Hay tres factores clave que intervienen:

  • Las características del ejercicio físico
  • La dosis de insulina
  • La alimentación

Una vez que hemos decidido qué queremos hacer, y en función del tipo de actividad, su intensidad y su duración, debemos ajustar correctamente el tratamiento insulínico o farmacológico y nutricional.

No estimamos apropiadas las recomendaciones rígidas sin un previo conocimiento de la respuesta metabólica del cuerpo ni de la terapia insulínica de cada persona. Cada uno responde de diferentes formas frente a la actividad física. Por esta razón, en primer lugar, se recomienda hablar con el endocrinólogo, quien te dará las pautas necesarias para adaptar el tratamiento y comenzar. Si nunca has hecho o desde hace tiempo no practicas mucha actividad física, es importante comenzar progresivamente.

Recomendaciones generales:

  • Control metabólico antes del ejercicio:
    Suprimir la práctica del ejercicio si la glucosa en sangre es menor o igual a 250 mg/dl, con presencia de cetona, e ingerir carbohidratos cuando los niveles de glucosa sean inferiores a 100 mg/dl.
  • Monitorización de la glucemia antes y después del ejercicio:
    Identificar cuándo los cambios de insulina y/o ingesta son necesarios y conocer la repuesta glucémica ante las diferentes condiciones del ejercicio.
  • Ingesta alimentaria:
    Consumir más hidratos de carbono si es necesario para prevenir la hipoglucemia. Los alimentos con carbohidratos pueden ser beneficiosos durante y después del ejercicio.

Recursos externos

DIABETIS I E. FÍSIC, S. Murillo

INSTITUTO DIABETES ACTIVA

TEAMONE

DT1TEAM

***La información proporcionada en el sitio web no reemplaza, sino que complementa la relación entre el profesional de salud y su paciente o visitante y en caso de duda debe consultar con su profesional de salud de referencia.